Copyright © 2001 SKILZ  Todos los derechos reservados. Se prohíbe su copia o reproducción parcial o total.

Competencias HOY

 

Las tecnologías de la información y las comunicaciones siguen revolucionando el comportamiento de los seres humanos en sus muy variados roles, incluyendo obviamente los profesionales dentro de la vida productiva de las empresas. 

 

El Capital Humano, en sus numerosos niveles organizacionales potencia o frena la productividad, el funcionamiento y los resultados del negocio vistos como la suma de todos los logros individuales de su personal. 

 

La robótica y muchas otras variaciones de la tecnología digital desplazan trabajadores de actividades repetitivas a otras que demandan conocimientos y destrezas diferentes. 

 

Si bien cada puesto en la empresa requiere de una descripción detallada que especifique, entre otras cosas, las competencias requeridas para obtener los resultados buscados, quiero referirme a cuatro capacidades que conviene enfatizar, ya que, en esta era del conocimiento donde somos bombardeados por cantidades mayúsculas de datos, es indispensable extraer la información relevante para las tareas que cada quien pretende realizar, alcanzado así sus objetivos en tiempo y forma. 

 

1. Focalizar la atención. Muchos hemos experimentado la dispersión mental ante estímulos de múltiples instrumentos tecnológicos dificultando la concentración productiva, más allá de las diferentes capacidades para el multiproceso que existenten en el cerebro femenino y el masculino. El trastorno de déficit de atención e hiperactividad también está presente en la empresa, además de la contaminación visual y auditiva. 

 

2. Trabajo cooperativo en vez de competitivo. Otro signo actual consiste en dedicarse a los procesos esenciales del negocio (core business) con apoyo de otros departamentos o empresas que a su vez se especializan en áreas complementarias a nuestro know-how. 

 

3. Solucionar conflictos. Tener claros los objetivos de la empresa, los beneficios comunes e identificar las causas de discrepancia para pasar a idear soluciones, negociarlas, acordarlas, ejecutarlas y medirlas. 

 

4. Gestionar emociones. El mundo empresarial centra más su atención en procesos racionales. Algunas novedades como el neuromarketing incorporan el interés por las emociones y su impacto en el proceso de venta. Dado que la organización en una empresa debe estar alineada para crecer las ventas, ese mismo interés permea a todos los eslabones de la cadena productiva, esto es, a todos los colaboradores. La gestión de las emociones implica el reconocimiento de las propias, saberlas nombrar, explorar en los demás y canalizarlas adecuadamente para alcanzar los acuerdos que lleven al logro de las metas del trabajo en común. 

 

Las competencias mencionadas aplican a todos los niveles, tanto ejecutivos como operativos recordando que la palabra convence y el ejemplo arrastra. 

 

¿Ya las practicas? 

 

¿Y en tu empresa se ejercitan? 

 

 

 

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas recientes

22-Aug-2017

24-Jul-2017

10-Jul-2017

Please reload

Archivo
Please reload

Categorías
Please reload

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now