Copyright © 2001 SKILZ  Todos los derechos reservados. Se prohíbe su copia o reproducción parcial o total.

Haré hoy algo diferente por mi Empresa

 

Hoy los negocios viven un momento único. 

 

Efectivamente, vivimos aquí y ahora; las circunstancias actuales son diferentes a las vividas en el pasado y a las que enfrentaremos en el futuro. Tenemos que aprovecharlas, administrarlas y manejarlas precisamente en el presente. 

 

Y estas aseveraciones me hacen reflexionar sobre los tiempos idos, sobre las experiencias acumuladas y compartidas; me llevan a preguntarme si es cierto que la historia se repite. Por ello, querido lector, te invito a que profundices en tus propios cuestionamientos, en los pensamientos que la lectura de estas líneas te inspiren para que avances en tu camino emprendedor, en tus estrategias competitivas, en tus mejores prácticas y en pocas palabras, en la generación de valor para tu empresa, en tu gente, en tu comunidad y en ti mismo. 

 

Caracteriza a este momento una mezcla por demás interesante y retadora al presentar escenarios de cambio en la operación comercial y al mismo tiempo, de continuidad en las metas y logros por alcanzar mes tras mes. 

 

En todos lados vemos cómo los mercados se transforman día a día, los nuevos jugadores compiten ferozmente, con ingenio y deseos de arrebatarnos aquello que nos pertenece. Las fronteras cada vez son menores o inexistentes y tanto pueden ellos venir, como nosotros ir. 

 

Analizando y evaluando el entorno en que operamos, con nuestras fuerzas y debilidades, detectando las oportunidades que están ahí latentes en espera de que con el talento, entusiasmo y profesionalismo que caracteriza a los triunfadores vayamos a la conquista de tales oportunidades, al festejo después de demostrar quién es EL LIDER, el campeón en el territorio y el mercado, reconociendo que el Cliente es EL REY y el Prospecto es el Príncipe, nos dediquemos a entender y complacer sus expectativas con productos y servicios que les permitan crecer y con ello, nosotros a su lado. 

 

Cada quien conoce su nicho de mercado, interactúa con sus clientes, proveedores, y competidores probando

estrategias comerciales que lo distingan por sus productos y la forma en que proporciona el Servicio. 

 

Esta diferenciación es posible sólo con la participación de nuestra GENTE, el recurso más importante de las organizaciones exitosas. Gente Pensante, Crítica, Constructiva, que Participa, se Involucra y ACTUA, que hace la diferencia entre Mi Empresa y el resto de los jugadores en el mercado, sin importar si ellos han estado allí por largo tiempo, si son de reciente creación o si vienen del extranjero a operar en nuestro medio. 

 

 

Siempre dentro del marco de la ética comercial se suma el talento existente en cada departamento interno, con ingenio, creatividad, innovación, hombres y mujeres que se esfuerzan y logran hacer las cosas bien desde la primera vez, Gente que sabe alinear su desarrollo Personal, Profesional e Institucional, que provocan la simbiosis entre la organización y cada uno de sus miembros, en una relación GANAR-GANAR, con la maximización de resultados expresados en: Clientes Satisfechos, Empresa Satisfecha y Colaboradores Satisfechos. 

 

Lo mismo aplica a los grandes Grupos que a las PYMES (quienes conviven con las compañías globales en forma de clientes y proveedores) por su capacidad de adaptación, generación de recursos usados y reproducidos de manera inteligente, donde la suma de esfuerzos se ve coronada con el éxito grupal al trabajar en EQUIPO, generando beneficios conjuntos e individuales. 

 

Una fórmula sencilla que ha demostrado sus bondades para el Trabajo en Equipo es aplicar constante y cíclicamente la siguiente secuencia: 

 

1. Pensar.- Reflexionar y encubar ideas, objetivos y metas 

2. Acordar.- Definir las acciones a seguir por cada miembro del equipo 

3. Actuar.- Llevar a cabo las acciones acordadas 

4. Evaluar.- Contabilizar los resultados alcanzados. 

5. Repetir este proceso. 

Este método exige la participación de todos CUMPLIENDO el propio ROL. Cada quien debe realizar su papel en la organización y entregar los resultados que de él ó ella se esperan. 

 

Exige también un compromiso con la EXCELENCIA, concepto que incluye la aportación del mejor esfuerzo y logro, el compromiso con la calidad entendida como hacer las cosas BIEN desde la primera vez, EFICAZ, entendida como la suma de la EFECTIVIDAD (hacer las cosas correctas) y la EFICIENCIA (Hacer correctamente las cosas). ¿Cuál es el resultado esperado? Simplemente una mayor RENTABILIDAD

 

Existe un recurso NO-Renovable y frecuentemente escaso. Le llamamos TIEMPO y le pertenece a los Clientes, Proveedores, al personal, a los directivos y en pocas palabras a Todos. Cada uno de nosotros requiere de una vida balanceada y por ello necesitamos de orden al usar productivamente el TIEMPO; tiempo para trabajar, para pensar, estudiar, descansar, para actividades familiares, deportivas, culturales, sociales, etc. 

 

Tales conceptos conllevan el respeto mutuo por el tiempo propio y de los demás. 

 

Si bien hemos referido brevemente a aquellos entes que contienden en el mercado y nos obligan a superarnos, merecen una nueva mención ya que de modo continuo nos fuerzan a buscar fórmulas que permitan que nuestra clientela siga fiel a nuestra empresa. Me refiero, claro es, a esa bendita COMPETENCIA, recordando que NO hay enemigo pequeño. Todos los días aparecen nuevas formas de competir: A ellas hay que responder con innovación, determinación, anticipación y enfocados en la satisfacción de la clientela como meta no-negociable.

 

Un elemento crucial consiste en buscar el FACTOR MULTIPLICADOR en cada una de las acciones que impactan los resultados de la Empresa: Sistematización, actualización y simplificación de procedimientos, Reingeniería de Procesos, Desarrollo Organizacional e Innovación son tan sólo algunas de las metodologías que conviene practicar.

 

Atraer y valorar el talento, cerebros que generen ideas continuamente, ideas que requieren una adecuada canalización para mejorar el servicio brindado y por ende nuestra participación del mercado.

 

Es seguro afirmar que toda empresa ha iniciado sus operaciones con grandes anhelos, planes concretos y metas elevadas que pueden ser alcanzadas trabajando con los colaboradores, transmitiéndoles y alimentando su sed de triunfo y liderazgo, GENTE triunfadora comprometida con la EXCELENCIA, capaces de ser flexibles, de PROVOCAR Y ADAPTARSE AL CAMBIO, con sentido de urgencia y dedicación para satisfacer las necesidades y expectativas de los clientes y prospectos.

 

 

La medición del EXITO, de nuestro EXITO, llegará entonces de modo natural y podrá ser contabilizado sin duda, en el desarrollo PERSONAL, PROFESIONAL, EMPRESARIAL, del SECTOR donde participamos, todo ello en beneficio propio, de nuestra fuente de trabajo y de nuestras familias. 

 

Convencido estoy de que la Innovación con resultados concretos y medibles en el corto plazo combinado con el Desarrollo Organizacional a través de la integración de equipos a múltiples niveles que se esfuercen por SER MEJOR cada día, con alegría, entusiasmo e inteligencia, brindando un verdadero Valor Agregado en el desempeño del trabajo individual y en equipo, potencian las capacidades de los trabajadores, con ello los resultados de las empresas y de allí el crecimiento de las sociedades. 

 

¿Encontraste algo nuevo en lo arriba escrito? No lo sé. 

 

Lo que si aseguro es que si lo aplicas, descubrirás resultados que impulsarán tu Empresa. 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas recientes

22-Aug-2017

24-Jul-2017

10-Jul-2017

Please reload

Archivo
Please reload

Categorías
Please reload

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now